Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Aceptar

ANIMALONS es la tienda solidaria de animales de compañía donde encontrarás todo tipo de productos para tu perro, gato, pájaro, pez, reptil o roedor.

Inicio
Fecha: 28-abr-2011
Del mismo modo que nos informamos y preparamos ante la llegada de un bebé en casa, es deseable hacerlo también cuando adquirimos un nuevo cachorro.

Pautas Básicas de Educación del Cachorro 
Los problemas de comportamiento, en contra de lo que a menudo se piensa, son muy frecuentes y suponen una falta de bienestar tanto para nosotros, los propietarios, como por nuestras mascotas, hasta el punto de ser causa de abandono od'eutanàsia. Algunos de estos problemas pueden evitarse con una información adecuada y una buena educación del cachorro, y es con este objetivo que os presentamos unas pautas básicas que intentan resolver las dudas que se nos presentan cuando empezamos a convivir con un nuevo cachorro: la prevención es la mejor medicina.

LA SOCIALIZACIÓN

El período de socialización comprende desde la tercera hasta la duodécima semanas de edad. En él se adquieren las pautas de conducta social, tanto con otros perros como con las personas, la habituación a los estímulos ambientales y la adquisición de los hábitos higiénicos. Es muy importante que el cachorro tenga contacto con otros perros, para que pueda reconocer a los individuos de su propia especie, y contacto con personas diferentes, incluidos los niños, para evitar en un futuro problemas de miedo y agresividad.

Además, es aconsejable que en esta etapa se habitúen al ambiente y los ruidos propios de la ciudad. Por norma general, se recomienda que los cachorros no salgan a la calle hasta que se hayan completado sus primeras vacunaciones, de modo que la habituación a los estímulos ambientales se puede llevar a cabo saliendo a la calle con el cachorro en brazos.

ACOSTUMBRARSE A ESTAR SOLO

Los perros son animales sociales, es decir, establecen lazos con sus compañeros de especie, pero también con sus propietarios, es decir, que en cierto modo, los consideran su manada. Esta característica, positiva en un principio, puede llevar a nuestros cachorros a desarrollar un exceso de dependencia ya mostrar una gran ansiedad al separarse de sus propietarios. Para evitar estos problemas, es conveniente habituarse al cachorro desde el primer momento a quedarse solo.

En general, se acostumbra a creer que cuanto más tiempo pase solo el cachorro, mejor, pero esto puede asustarle mucho y provocar el efecto contrario el deseado. El proceso de habituarse a la separación debe ser gradual, es decir, comenzar en un principio con separaciones de pocos minutos de duración e ir incrementando hasta periodos de mayor duración. Por ello, se aconseja colocar en un lugar familiar. Es muy importante recordar que hay que evitar volver a casa para consolarlo si nuestro cachorro llora cuando nos separamos, porque en este aspecto, estaríamos reforzando esa conducta.

PREMIOS Y CASTIGOS

Los premios que se utilizan con mayor frecuencia son la comida, el juego y el contacto social, es decir, las caricias. Para que el premio sea eficaz debe aplicarse inmediatamente después de la conducta que se quiere potenciar, porque, de esta manera, nuestro perro pueda realizar una asociación clara entre el premio y la conducta que ha llevado a cabo.

El castigo, al igual que el premio, se aplicará inmediatamente después de la conducta que queremos eliminar, castigar una conducta que nuestro cachorro ha hecho un rato antes no tiene ninguna eficacia, y además, puede tener consecuencias negativas. De esta manera, por ejemplo, no tiene sentido castigar a nuestro perro cuando llegamos a casa y encontramos orina en el comedor, porque puede que haya orinado varias horas antes. En este caso, el castigo sólo sería útil si "enganxéssim" a nuestro cachorro haciéndolo.
El castigo debe ser aplicado cada vez que nuestro cachorro realiza la conducta que queremos eliminar, hemos de parar en el mismo instante en el que el animal cambie su actitud. Además, este cambio de actitud debe ser premiado, con caricias, juegos o comida. De esta manera el cachorro aprende que puede y no puede hacer.

Actualmente se desaconseja completamente el castigo físico porque produce dolor a nuestro animal y en algunas ocasiones, pueden iniciar un conflicto que desencadene un ataque, y en consecuencia, un riesgo para nosotros. Se deben evitar los castigos físicos como golpear con la mano o con un diario, sujetarlo firmemente ...

No obstante, se recomiendan otras formas de castigo, dependiendo de la conducta que se vea implicada:
- Castigo verbal: consiste en pronunciar, por ejemplo, "NO" con un tono de voz firme y seco.
- Privación de recompensa: cuando la conducta que deseamos eliminar nos implica directamente, como por ejemplo, que nuestro perro nos salte encima cuando llegamos a casa, en este caso, la mejor opción consiste en ignorar al animal hasta que este comportamiento acabe , y darle atención sólo cuando esté calmado. En otros casos, lo mejor es trasladarlo a una habitación donde no pueda tener contacto con nosotros: esta forma de castigo se denomina "tiempo fuera". Este tipo de castigo no debería prolongarse más de 30 segundos.

OBEDIENCIA BÁSICA

Cada vez más, se recomienda que todos los animales reciban un entrenamiento básico en obediencia. Es importante porque nos permite mantener una convivencia adecuada con nuestro perro, nos proporciona un mayor control y seguridad, y además, ayuda a prevenir problemas de comportamiento reos como la agresividad o una excesiva dependencia.

En contra de lo que a menudo se cree, los perros pueden ser adiestrados ya de cachorros, aunque es conveniente esperar a que nuestros perros se adapten a su nuevo hogar. Además, los cachorros suelen distraerse con mayor facilidad que en la etapa adulta, por lo que se recomienda esperar unas pocas semanas después de la llegada del cachorro en casa para iniciar una obediencia básica.


 Pautas Básicas de Educación del Cachorro
Colaborador :
Clínica Veterinaria Dr. Santi Ribell C/ Torras i Bages, 28
08401 Granollers (España)
Teléfono: 93 840 00 84
www.santiribell.com
info@santiribell.com
Transporte Hemos apadrinado una Tortuga de l'Albera
Animalons

Colabora
con nosotros
en la
Defensa de
los Animales

Si Tienes
un
Proyecto
Animalons
te Ayuda

Listado de
Entidades
de Animales:
Asociaciones
Clínicas ...


Quieres
Colaborar
con
Animalons?